Facebook Twitter
Waczynski se fue a los 25 puntos

Timma se lleva el duelo de pistoleros (88-82)

Escrito por J. García Márquez

Jueves, 07 Diciembre 2017 22:27
Reportar vídeo Reportar

        
Pulse para ampliar

McCallum penetra.

Partido contradictorio el que vivió el Unicaja en el Buesa Arena. El conjunto malagueño empezó hundido para emerger de las profundidades de la Euroliga y acabar cayendo (88-82) en un tremendo partido que tuvo a Timma y Waczynski como si dos tiradores del western fuesen. El letón del Baskonia se fue hasta los 24 puntos con cinco triples por los 25 puntos y siete triples del alero del conjunto malagueño, que sigue como colista de la competición.

El Unicaja se presentaba en el Buesa Arena por primera vez como colista de la Euroliga y con la baja consabida de Dejan Musli, que cerró un acuerdo con el club malagueño para su desvinculación este mismo jueves y que se marchará al Brose Baskets casi con total seguridad. Aun con ello, Plaza quería conseguir una victoria de tronío ante uno de los equipos más en forma de España.

Es sintomático que el Unicaja no compita en los primeros cuartos de Euroliga ante conjuntos españoles. En Valencia se perdió de 20 (31-11), en Madrid sí se estuvo más cerca, pero sin llegar al nivel de los blancos (19-12) y en Vitoria se volvió a no salir en los primeros diez minutos (27-12). Algo debe hacer Plaza para activar el botón de sus jugadores desde el inicio si no se quiere arrastrar por la competición en los casi 20 partidos que quedan para acabar.

Y es que parecía que el Unicaja no sabía a qué jugar. Plaza salió con Nedovic en caliente, algo habitual si un jugador está tocado, y reservó a Brooks para la segunda unidad. El Baskonia, que es otro equipo con Pedro Martínez, más intenso y ordenado, corría de la mano de Beaubois, el artífice de la última victoria baskonista ante el Unicaja. El cuadro vasco encontraba las esquinas con suma facilidad, merced a una penetración y balón fuera, para martillear el aro del Unicaja, que no conseguía cerrarlo con Shermadini.

Así, el Baskonia se encontró con una buena ventaja en los primeros cinco minutos (16-6). El Unicaja, ni con Nedovic ni con McCallum, no encontró la forma de mover el balón. Es un problema grave el del ataque malagueño que debe solucionar pronto si no quiere verse con necesidades más acuciantes cuando se jueguen los títulos. La defensa cajista llegaba siempre tarde a los lanzamientos del Baskonia, que se paseaba como Pedro por su casa en cada ataque y provocaba el sonrojamiento de más de un aficionado cajista.

Plaza tiró de Alberto Díaz y de Augustine para frenar el ataque vitoriano y le funcionó, si bien se resentía el ataque malagueño. Desde atrás comenzó a remontar el Unicaja, que tuvo un punto de inflexión en campo ofensivo tras una canasta no anotada de Waczynski que se preveía fácil. A partir de ahí el polaco comenzó a coger la metralleta e insufló un nuevo aire al conjunto malagueño.

A partir de los puntos de Waczynski el Unicaja mejoró la imagen, se mostró un conjunto más sólido, con una cara más alegre. Defender, correr y anotar. El baloncesto es muy sencillo si sabes cómo jugarlo. Los dientes de sierra de los que habla Plaza aparecieron en el segundo cuarto. Se pasó de ser el peor equipo de España al mejor de Europa en cuestión de minutos.

El Unicaja disfrutaba defendiendo, al estilo Plaza, y corriendo. De nuevo con Waczynski anotando desde fuera y Nedovic encontrando a los hombres que liberaba con su sola presencia, el conjunto malagueño se llegó a poner a dos (36-34) a pocos instantes del descanso, pero el Baskonia es un conjunto con muchos puntos en sus manos y así lo demostró en un par de pinceladas.

El conjunto malagueño había encontrado el camino por el cual hacer daño al cuadro vasco, a través de cerrar las penetraciones y el rebote para ponerse por primera vez en el partido. Un nuevo parcial de 0-8 de los malagueños permitió sacar la cabeza para respirar y ver el panorama de otra manera. Y quien iba a ser sino que Waczynski el artífice de hacerlo, junto con un Suárez que hasta entonces no había aparecido.

Pedro Martínez tuvo que tirar de Jayson Granger para parar la sangría que producía el Unicaja y el base respondió con creces. Con él en pista se pasó del 45-49 con el que partían los malagueños al 59-56 con el que se acabó el tercer periodo, siendo el charrúa importante en todas y cada una de las acciones tanto en ataque como en defensa. No pudo pararlo Alberto Díaz y tampoco Ray McCallum, que un día más se le sigue esperando por Málaga.

El encuentro entró en el último cuarto con todo por decidir. Ambos equipos habían mostrado su lado más bueno y el más malo. El que defendiese y cerrase el rebote se llevaría el encuentro. Si Suárez destacó en el tercer periodo, al principio del último lo hizo un todavía renqueante Jeff Brooks. El italoamericano es el termómetro del equipo. Si él está bien, el Unicaja lo agradece con creces.

Sin embargo, el Unicaja sufría con los balones doblados a los jugadores interiores, tanto a Poirier como a Voigtmann. Después de una buena defensa en el 2v2, la defensa cajista no recuperaba a su hombre, haciendo la superioridad baskonista suficiente como para amenazar con romper definitivamente el encuentro (74-67).

Ahí apareció la figura emergente del encuentro, Adam Waczynski, Qué partido del polaco, que se reivindica una semana más como el mejor tirador del Unicaja. El alero cajista intentaba acercar a su equipo a base de triples (acabó con 7/9) e impedía que el Baskonia se fuese de más. Sin embargo, cada triple de Waczynski era respondido por el MVP del partido, un Janis Timma que encontró su sitio en la esquina, donde recibió una y otra vez solo para terminar de enterrar las opciones del Unicaja, que finalmente caería merced a unas pérdidas absurdas en el medio campo.

Ficha técnica

88 Baskonia (27-14-18-29): Huertas (4), Beaubois (11), Timma (24), Jones (5), Voigtmann (8) – quinteto inicial- Vildoza (2), Janning (10), Granger (6), Poirier (6), Shengelia (12).

82 Unicaja Baloncesto (12-24-20-26): McCallum (11), Nedovic (13), Milosavljevic (6), Suárez (5), Shermadini (2) –quinteto inicial- Díaz (2), Salin (5), Waczynski (25), Brooks (11), Augustine (2).

Árbitros: Javor (SLO), Mantyla (FIN), Laurinavicius (LIT).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 11 de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena ante 10.346 espectadores.

CLICK PARA COMENTAR


Los 3 más

Sin contar a madridistas y culés, estos tienen mejor puntería
El Desmarque