Facebook Twitter
La Euroliga, caramelo para quedarse

Nedovic se sigue viendo de verde: "Aquí estoy perfecto"

Escrito por ElDesmarque

Viernes, 07 Abril 2017 13:55
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Nedovic celebra el título con los aficionados.

El regreso a la jet-set del baloncesto europeo del Unicaja Baloncesto tiene sus exigencias pero también sus contrapartidas positivas. Málaga vuelve a viajar en el AVE del baloncesto europeo, en primera clase. Málaga es campeona y un destino atractivo para jugadores que saben que la Euroliga es el gran escaparate a nivel continental de la canasta a este lado del charco.

Ese imán sirve para atraer a jugadores y también para seducir a los que están. Nemanja Nedovic, por ejemplo. El serbio era el primer jugador en salir pasadas las tres de la mañana por la terminal del aeropuerto de Málaga. Y se le cambió la cara, no se esperaba lo que había formada. "Nedo, quédate", era uno de los cánticos estrellas. Y al crack serbio se le saltaron las lágrimas. Se colocó una bufanda en la cabeza y empezó a botar. Hizo un recorrido por todos los rincones de la terminal para chocar las manos de los allí presentes. Al día siguiente ondeaba con una sonrisa en la boca una bandera verde y morada, acompañado de su novia, Mina, que recita como una malagueña el himno del Unicaja entero.

"Tengo una opción de contrato para seguir un año y mi mente está en Málaga. Me veo aquí el año que viene, estoy concentrado en Málaga. Me siento perfecto, como en casa, quiero seguir en Málaga", decía Nedovic tras gritar en el balcón "Somos de Euroliga". Nunca se puede garantizar nada porque el mercado es incontrolable, pero Nedovic se siente en el lugar justo para mejorar y crecer, como líder de un equipo de Euroliga. No ha sido una gran final numéricamente del serbio, muy mermado por sus problemas físicos. Pero ha tenido arrojo y personalidad para jugar. Y no hay que olvidar que el partido clave de la competición, el que cambió la mentalidad del grupo, el tercero de Múnich, lo ganó él.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque