Facebook Twitter
Samu García, en El Madrigal.

Samu García, en El Madrigal.

Samu García fue un espectador de lujo en el Villarreal-Málaga que se celebró este sábado en El Madrigal. Una lesión ósea le impidió participar en el choque, por lo que tuvo que verlo desde la grada. El malagueño vio como un aficionado a "los dos únicos equipos en los que jugué".

Javi Guerra y los Samus, en El Madrigal.

Javi Guerra y los Samus, en El Madrigal.

Las indiscretas cámaras de 'El Día Después' pillaron a los ex malaguistas Samu García, Samu Castillejo y Javi Guerra departiendo minutos antes del Villarreal-Rayo Vallecano. Los atacantes, que compartieron vestuario el año pasado, charlaron sobre cómo le van las cosas. Momento de confesiones entre tres malagueños con diferente suerte frente al gol. Si no, miren lo que comenta 'Casti' en la sección 'Lo que el ojo no ve' (a partir del minuto 1:51).

Samu, en La Rosaleda con el Villarreal.

Samu, en La Rosaleda con el Villarreal.

El Málaga empieza a dar los primeros pasos con vistas a los remiendos que debe llevar a cabo en la plantilla en el mes de enero. Después de recibir un mensaje de confianza por parte de la propiedad y la promesa de que habrá fichajes en enero, Javi Gracia, salvo nuevo cambio inesperado en su situación, tendrá voz y voto en los movimientos a realizar en el vestuario en el mercado invernal. El club puso en marcha hace semanas conversaciones con algunos futbolistas.

Samu y Juanmi celebran un gol.

Samu y Juanmi celebran un gol.

Los traspasos de varios jugadores este verano han generado una sensible pérdida de calidad en el actual Málaga. Este cambio también se ha sentido en las cifras anotadoras del equipo blanquiazul. El Málaga ha perdido gol, sobre todo el gol autóctono. Echa de menos a Juanmi y Samuel García, en esencia.

Samuel, durante el partido.

Samuel, durante el partido.

Estaba cantado. La Rosaleda agasajó a los Samus en su regreso a Martiricos. Su casa. Las muestras de cariño hacia los dos jugadores malagueños se sucedieron. Desde su llegada a la ciudad. En la puerta del hotel de concentración amarillo les esperaban varias decenas de malaguistas ansiosos por una foto y una firma de dos jugadores que permanecerán siempre en el corazón de los aficionados blanquiazules. Los gestos de afecto continuaron a la llegada de la expedición castellonense al estadio y cuando salieron a calentar.

La Liga no espera a un Málaga necesitado, que necesita marcar ya, que necesita que esos ansiados goles se tradduzcan en puntos, en victorias. Y tiene que conseguirlo sobre la marcha y en plena crisis de identidad, cuando no se reconoce a sí mismo y no sabe hacia dónde camina. Encima, en un estadio de La Rosaleda que ya andaba nervioso ante el Eibar (y eso era en la jornada 3 y antes del desastre de Getafe) que verá medio nostálgico y medio enfurecido a los Samus con otra camiseta. Y un miércoles a las 22:00 horas... Escenario terrible.

Samu García, el día de su presentación con el Villarreal.

Samu García, el día de su presentación con el Villarreal.

"No me voy, me venden". No quiso despedirse Samu García de Málaga sin aclararlo, que nadie creyese que su deseo era dejar su ciudad, su barrio de La Luz, su normalidad. La clase infinita que posee no alcanza a los ilimitados gestos de humildad que acompañan a este niño prodigio al que le ha costado llegar a la élite. Traga saliva, toca volver a La Rosaleda. No sabe si está listo, pero sí que viene cargado de cariño, no de rencor.

El Villarreal mete miedo a tres días de visitar La Rosaleda. El equipo de Marcelino venció por 3-1 al Athletic de Bilbao en El Madrigal y llega este miércoles a Málaga invicto y encaramado en la parte alta de la tabla tras sumar 10 puntos de los 12 en juego. Sólo cedió, hasta el momento, ante el Rapid de Viena en la Europa League (2-1).

El Desmarque