Facebook Twitter

Drogba celebra un gol con el Chelsea

Miércoles, 14 Octubre 2009 18:21

Esta semana aproveché el parón de la liga por los partidos de selecciones para acercarme por Málaga. La temporada se hace larga y siempre viene bien una vuelta a casa, aunque sea rápida. Disfruté de la familia y aproveché para acercarme a Segalerva y ver un poco de fútbol base. Allí fue donde me crié y me gusta acercarme y saludar a la gente de siempre, a la que me veía cuando niño. Soñaba con ser futbolista y ahora veo que lo conseguí, he tenido la suerte de jugar en varios países y con grandes futbolistas al lado. En Málaga con Darío y Dely o en Lisboa con Sa Pinto, pero quizá fue en Marsella donde coincidí con nombres más conocidos ahora mismo.

En el Olympique jugué con Drogba, Ribery o Nasri. Ahora todos están en algunos de los mejores equipos de Europa, como Chelsea, Bayern o Arsenal, aunque el Olympique también es un grande del continente. A Drogba le estoy muy agradecido porque me ayudó cuando yo llegué a Francia. Me apoyaba mucho y un día le dijo al entrenador que yo debía jugar más. Me dio un empujón para jugar más partidos. Una gran persona Didier. Él allí en Marsella lo era todo. Metió al equipo en la final de la UEFA, la que perdimos contra el Valencia. A la temporada siguiente lo vendieron por 36 millones al Chelsea.

Hace tres años fui a ver un Barça-Chelsea en el Camp Nou y me consiguió él las entradas. Estuvimos un rato hablando en el hotel y estaba contento con cómo le iba en Londres. De él destacaría como futbolista que confía muchísimo en sí mismo, que se cree todo lo que intenta. No da un balón por perdido jamás. Coincidí seis meses con él en Marsella. Entonces yo jugaba en banda y me decía que se le pasara al área, que él ya se encargaba. Metió 18 goles esa temporada.

En el segundo año que estuve en Marsella mis mejores amigos de la plantilla eran Ribery y Nasri. Ribery la reventó aquel año y al siguiente. Fue al Mundial y ya se hizo figura mundial. Es un tipo muy humilde y el año pasado nos vimos en un partido de la UEFA en el que jugamos con el Aris allí en el Allianz Arena. Tiene una conducción de balón rapidísima, poca gente en el mundo la tiene. Es rápido sin balón, pero más aún con el balón. Me alegró vivir de cerca su explosión, fue enorme.

Allí en Marsella nos trajeron a entrenar un día a un chaval de 16 años. Al poco llamé a mi agente entonces, Manel Ferrer, y le dije "si puedes coge a este niño, acabará en el Real Madrid". Era Nasri. No me equivoqué mucho. El Arsenal pagó una pasta hace un par de años. Yo le miraba y veía a Zidane. Allí le compararon con él porque también salió de un barrio muy humilde. Le pusieron presión, pero técnicamente no he visto cosa parecida. Ahora ha tenido una lesión de rodilla, pero estoy seguro de que cuando regrese a su nivel físico formará un lío, porque es buenísimo.

El contacto con ellos ahora no es continuo. Son las cosas del fútbol. Cambiamos de país, de móvil y es complicado mantenerlo. Pero siempre podré decir que tuve a grandes figuras al lado y buenos compañeros.

Viernes, 25 Septiembre 2009 12:29

En mi anterior entrada hablaba de lo caliente que son los derbis en Salónica, de la tensión que hay, que a veces se desborda. En el último partido nos tocó viajar a Atenas, al campo del Panathinaikos, que es el OAKA, el estadio olímpico. Empezamos ganando 0-1, pero nos acabaron remontando a cinco minutos del final. Fue una pena, porque estamos jugando bien al fútbol y merecemos estar un poco más arriba. Vamos quintos después de cuatro jornadas, pero creo que podemos escalar alguna posición más. Por cierto, leí en la prensa española que habíamos fichado al portero Toni Doblas, pero por aquí no ha aparecido.
Hay rivalidad entre Atenas y Salónica, aunque la tensión no llega a los niveles de los partidos entre equipos de la misma ciudad. De todas formas, son partidos interesantes, clásicos. Mi equipo, el Aris, ha quedado las tres últimas temporadas, desde que yo llegué, entre los cinco primeros. Y eso da interés a los partidos, porque estos equipos no se dejan demasiados puntos. Por ejemplo, se desplazaron 3.000 seguidores nuestros a Atenas. Y porque ese es límite de entradas que ponen para controlar que no haya incidentes. Si hubiera 10.000, hubieran ido 10.000. Ya lo he dicho, aquí hay fiebre por el fútbol.
Siempre gusta ganarle a los equipos de Atenas, son los equipos más poderosos y todos nos motivamos un poquito más. Panathinaikos y Olympiacos son los que más seguidores tienen. Tengo la impresión de que entre la gente mayor hay más aficionados del Panathinaikos y entre los jóvenes del Olympiacos. Influirá, supongo, que en los últimos años han ganado más títulos los del Pireo. Lo intentaremos la próxima vez. Pero no sólo hay que ganar a los equipos de Atenas, a los demás también. Por ejemplo, al Skoda Xanthi, que es nuestro rival este sábado. A ver si tenemos suerte.

El Desmarque