Facebook Twitter
El colegiado sufre una doble fractura en la cara

El 26 de Febrero prescindirá del entrenador que agredió a un árbitro

Escrito por ElDesmarque

Miércoles, 07 Febrero 2018 17:43
Facebook Twitter 19
Imagen del campo del CD Guadalmar, donde se disputó el partido.
Imagen del campo del CD Guadalmar, donde se disputó el partido.

Este pasado fin de semana se produjo un episodio que lamentar después de uno de los muchos partidos de fútbol base que se celebran a lo largo y ancho de la provincia. Fue a la conclusión del Gualdamar - 26 de Febrero de categoría infantil. Según reflejó el árbitro en el acta y corroboraron fuentes del Colegio de Árbitros de Málaga a este medio, el entrenador del 26 de Febrero agredió al colegiado J.L.O.G. provocándole una doble fractura en la cara, una de ellas en el mentón y la otra en el pómulo.

Estos hechos han provocado el ingreso en el Hospital Civil del árbitro, que va a ser operado de esa doble fractura y que denunció lo ocurrido ante la justicia ordinaria, como apuntó SUR. El 26 de Febrero se ha puesto en contacto con el colegio de árbitros para mostrar su rechazo a cualquier tipo de violencia, lamentar los hechos y transmitirle la decisión irrevocable de la junta directiva de prescindir de los servicios del entrenador implicado, S.R., que alega en su defensa haber sufrido lesiones leves en el cuello.

La agresión se produjo una vez finalizado el encuentro y cuando J.L.O.G. procedía a marcharse en su vehículo de las instalaciones del campo del Guadalmar. Fue entonces, siempre según refleja el propio colegiado en el acta, cuando varios integrantes del equipo infantil del 26 de Febrero lanzaron varias piedras pequeñas contra su coche. El árbitro detuvo su vehículo, reprochó su conducta a los jóvenes jugadores y el entrenador del equipo, S.R., inició una discusión con él que terminó con la mencionada agresión.

Posteriormente, agentes de la Policía Nacional se personaron en el campo de fútbol del Guadalmar y tomaron declaración al agredido y a algunos testigos presenciales. No así al agresor, que para entonces ya había abandonado las instalaciones

Tras producirse los hechos, J.L.O.G. se marchó a un centro médico y permanece ingresado en el Hospital Civil a la espera de ser intervenido quirúrgicamente. Le cuesta hablar y apenas puede ingerir comida debido a las lesiones. Las fuentes consultadas aseguran que además está muy afectado anímicamente por este suceso.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque